Curando personas, no solo heridas

Curando personas no solo heridas, Wenceslao Vial, Psicologia e vita cristiana
                    



























Entrevista sobre el libro
            Madurez psicológica y espiritual

Autor: Juan C. Ortega

    Usted es un experto en el psiquiatra Viktor Frankl, que escribió sobre el sentido del hombre y del dolor. ¿Qué se puede decir cuando alguien no entiende por qué le ha tocado una enfermedad o desgracia?

Lo primero es escuchar, comprender, hacerse cargo de los sentimientos del otro, consolar y compadecer. De este modo el dolor se comparte; y un dolor compartido, decía Frankl, ya en algo disminuye. No se necesitan muchas palabras, sino alguien que nos eche una mano. Ojalá nadie sufriera solo.
                                                  Descargar pdf del texto publicado


 

La enfermedad o la desgracia inevitable admiten numerosas actitudes. He visto a muchas personas crecer ante los infortunios, con un proyecto nuevo, esforzándose, por ejemplo, en mantener la alegría por amor a alguien. Las circunstancias dolorosas se transforman en camino de madurez.


Para un cristiano, además, brilla la figura de Jesucristo, que experimentó por amor el sufrimiento físico y la angustia psicológica de sentirse abandonado. Siempre recordaré las palabras de consuelo que me dijo un día un sacerdote: también Jesús lloró por la muerte de Lázaro. Y qué paz nos da poder rezar como el Papa Francisco: Señor, yo no lo entiendo, pero confío en ti.



Los cristianos vivimos la fe en nuestra existencia cotidiana: ¿con  fe disminuye el riesgo de caer en enfermedades mentales?


La certeza de que esta existencia se acaba y de que alguien nos espera para preguntarnos si lo vivido ha valido la pena, si hemos cumplido la misión, es una llamada más a la responsabilidad. Saber que hay alguien interesado por nosotros, que nos quiere y espera una respuesta, nos mueve a vivir conforme a la realidad de nuestro ser: en expresión de Frankl, ya no nos preocupamos tanto de lo que esperamos de la vida, sino de lo que la vida espera de nosotros. Esta visión de futuro sustentada por la fe es una buena protección.
¿Qué puede hacer la familia de una persona con trastornos mentales?

Posta un commento

0 Commenti