Cerca nel blog

lunedì 23 novembre 2015

Medicina y espiritualidad

No olvidar el espíritu en la práctica médica.
La importancia de considerar el espíritu como dimensión del ser humano ha despertado gran interés entre alumnos de medicina. El argumento fue tratado por vídeo conferencia entre Roma y Santiago de Cile, el 20 de novembre de 2015. Los estudiantes de segundo año de medicina, de la Universiad de los Andes, participaron activamente. ¿Existe verdaderamente un espíritu? ¿No podría ser solamente el resultado de la actividad cerebral? ¿Dónde nace la libertad y la responsabilidad del ser humano? ¿Cómo influyen la virtud y el vicio en la salud? Estas son algunas de las preguntas que intentamos responder. 
  

domenica 15 novembre 2015

Medicina e spiritualità



Psicologia e vita cristiana, Wenceslao Vial

 

 

 

 

 

Non dimenticare 

lo spirito nella pratica medica

Quanto sia importante considerare lo spirito, quale dimensione dell'essere umano, è stato l'argomento della lezione sulla spiritualità in medicina, tenuta per video conferenza tra Roma e Santiago del Cile, il venerdì 20 novembre 2015. Gli studenti di secondo anno della laurea in medicina, dell'Universiad de los Andes hanno partecipato attivamente. Esiste veramente uno spirito? Non potrebbe essere soltanto il risultato dell'attività del cervello? Dove nasce la libertà e la responsabilità dell'essere umano? come influisce la virtù e il vizio nella salute? Queste sono state alcune delle domande a cui si è cercato di rispondere.  
  

giovedì 5 novembre 2015

Madurez psicológica y espiritual

 
 Por: Luis Javier Moxó Soto                       Fuente: Catholic.net


Entrevista a D. Wenceslao Vial, autor de Psicologia e vita cristiana. Cura della salute mentale e espirituale; en español: Madurez psicológica y espiritual, Palabra, Madrid 2016.
La fe no es una medicina, pero hay muchos motivos por los que resulta útil para la salud, precisamente por la unidad entre las dimensiones de la persona. Da luz a la inteligencia, para captar más fácilmente lo que es bueno y malo, lo que es virtud o vicio, el valor de la templanza.

Wenceslao Vial, sacerdote y médico, es profesor de Psicología y vida espiritual y de Psicología de la personalidad aplicada a la dirección espiritual en la Facultad de Teología de la Pontificia Universidad de la Santa Cruz, en Roma.
En el departamento de publicaciones de la Facultad de Teología de la Pontificia Universidad de la Santa Cruz, en Roma, ha publicado su libro “Psicologia e vita cristiana. Cura della salute mentale e spirituale”, dentro de la colección “Sussidi di Teologia”. En el mismo el autor pone de relieve el valor de la vida cristiana para la serenidad y el equilibrio, con sugerencias prácticas para entender, tratar y prevenir problemas psicológicos, sabiendo distinguirlos de las dificultades espirituales. Se aclara el significado de los síntomas y se guía al lector hacia las opciones que parecen más apropiadas. La personalidad madura se presenta como un reto atractivo, y el inconsciente no se considera un espacio impenetrable.
Psicología y vida cristiana presenta un enfoque práctico para experimentar la vida como una aventura alegre y serena. El Espíritu llena e impulsa las velas de nuestra alma libre. El cristiano nunca está solo en su misión. «Quien nada posee, nada puede compartir; quien no está yendo a ninguna parte, no puede tener compañeros de viaje» (C.S. Lewis).
¿Soy responsable de mi forma de ser? ¿Se puede salir de la depresión? ¿Cómo vencer la ansiedad? ¿Existen medios para superar la adicción a las drogas o a internet? ¿Qué puede hacer la familia de una persona con trastornos mentales? ¿Cuándo se necesita un médico, un psicólogo o un sacerdote? ¿Es el sexo un invento anticuado, un juego o un tabú? El libro ofrece respuestas a estas y otras cuestiones de innegable actualidad.
Le hemos hecho la siguiente entrevista:

D. Wenceslao, ¿en qué sentido la falta de fe puede llevar a la patología?
La falta de fe no lleva necesariamente a una patología médica. Sin embargo, una vida de incoherencia entre los propios valores y la conducta personal, o una negación a priori de cualquier significado de la propia existencia, sí podrían perturbar a la persona.